Érase una vez en un teatro

Durante mucho tiempo los habitantes de la ciudad cubana de Cárdenas, reclamaron en cada escenario posible la vuelta de su teatro. No sé decir bien pero, recuerdo a Roberto Bueno Castán, un experimentado periodista, escritor e historiador de la localidad, lamentar con indignación cómo habían permitido que despojaran a la ciudad de su Teatro y lo que más decía era que “hasta las lunetas se llevaron para La Habana.
Afortunadamente, después de mucho tiempo y reclamos, después de dolores e incertidumbres, de desconsuelos y esperanzas, volvió el teatro y el Cine Cárdenas fue remozado, adaptado y se convirtió en el lugar de los grandes eventos. Por su escenario ha pasado el Ballet Nacional de Cuba, la Compañía Acosta Dance, el Circo Nacional, Carlos Varela, Buena Fe, Agrupaciones teatrales, Orquestas de primera línea en la Isla y solistas de renombre, además de humoristas conocidos. Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en Crónicas | Etiquetado , , | Deja un comentario

Fuerza Cuba

La emoción embarga a todos. Para unos es su primera vez, les han contado que un ruidito se apodera de los oídos, nada que un caramelo no pueda quitar.

La voz, casi acústica, casi rara, indica  ajustarse bien el cinturón, y recomienda usar bolsa ante la posibilidad de náuseas o vómitos. Hay alegría, en un pestañazo, estarán en el destino.

Los otros, más o menos acostumbrados, miran a su alrededor y descubren  lo que alguna vez sintieron. Además de la emoción, hay dudas, casi miedo. Nadie sabe lo que puede pasar… será lo que tenga que ser, “nadie se muere la víspera, sólo el día que le toca”.

Alguien toma una píldora, en un Santiamén  llegarán, en lo que piensa  en cuánto  queda, la misma voz dirá, nuevamente  “ajústese  el cinturón, que la aeronave va a aterrizar”, sólo es cuestión de tiempo, no hay por qué preocuparse, esta es la vía más segura. Seguir leyendo

Publicado en Crónicas | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Por viejo verde!

Tengo un amigo, más que amigo, hermano, que vive la vida con mucha intensidad, dice que la muerte lo puede sorprender en cualquier momento y lugar. Entonces, con esa filosofía de existencia “arrasa”. Tiene más de 60 años pero se cree un niño y, cuando le digo así me responde: “me siento un niño, que no es lo mismo” a lo que riposto “si claro, ya debes hasta orinarte en los pantalones”.
El personaje considera que las mujeres después de los treinta años somos un “traste”, que nos duele aquí y allá (no sé de dónde saca eso), que justificamos miles de cosas para no salir, y lo más importante, según él, “cuando una mujer tiene veintipico años, usted le aprieta las nalgas y se quedan firmes, se le trata de hundir el índice y se queda tieso pero después de esa edad hace la misma operación y se le cubre la segunda falange y cuidao!” Seguir leyendo

Publicado en Crónicas | Etiquetado , , | 2 comentarios

Juanito, el chistocito

Esto de los chistes a veces sí, a veces no. Hay a quien le quedan y a otros no. Mi padre, un hombre con un sentido del humor extraordinario, muy a pesar de su rostro serio, siempre decía que hacer chiste era un arte y que no todo el mundo nacía para eso. En esa misma cuerda, independientemente de que reconocía a muchos y buenos humoristas cubanos, ponderaba, por encima de todos a Álvarez Guede porque, según él: “ese si vivía del cuento”. Seguir leyendo

Publicado en Cuentos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La columna

Estaba erguida, dueña y señora de ese lugar a donde la gente acude a disfrutar, a olvidar las penas, a encontrarse con personas que tiempo atrás representaron algo en su vida o quizás nada, pero no son ajenas.
Su color oscuro contrasta con la luz, casi impecable, que descubre a enamorados frenéticos y a la vieja atemporal, redimida de una historia sombría, que busca un aliciente en la música y el bullicio. Seguir leyendo

Publicado en Cuentos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Cuando sufrir se hace una necesidad.

Las personas mayores, generalmente sufren enfermedades, muchas veces propias de la edad. Son muy comunes las depresiones ante la pérdida de coetáneos o familiares e incluso de desconocidos. Ellos, imagino que por el trecho recorrido, se vuelven previsores, conservadores y hasta temerosos. Seguir leyendo

Publicado en Crónicas | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

El 10 de octubre, evocación familiar

El 10 de octubre de 1868, el patriota cubano Carlos Manuel de Céspedes decidió darles la libertad a sus esclavos y al grito de “Ya sois Libres” los convocó a la lucha por la independencia de Cuba.
El tiempo pasó y la Cuba de hoy agradece el gesto libertario que marcó nuestra nacionalidad y convicción patriótica. La fecha es de las consideradas Feriadas y recuerdo, en mi niñez, que se aprovechaba para reunirnos un grupo de amigos de la familia y celebrar. Seguir leyendo

Publicado en Crónicas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Las reuniones de padres son…

Las reuniones de padres no siempre son favorables para los niños y mucho menos para los progenitores. Hace tiempo que no asisto a ninguna, por la distancia, pero, cada vez que puedo me llego al Centro de Entrenamiento donde está mi hijo y converso con maestros y entrenadores. Claro, confieso que lo hago con mucho cuidado porque a los adolescentes, al menos al mío, no les gusta que indaguen con insistencia porque, según él, “ya no es un niño y esa preguntadera es para los fiñes”. Seguir leyendo

Publicado en Crónicas | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Mejor tarde que nunca…

Mayito es un amigo de los años. Estudiamos juntos en la primaria y secundaria, después sus padres se mudaron, por asuntos de trabajo, para La Habana y rara vez nos volvimos a encontrar, hasta hace unos días, cuando buscaba comida perecedera mientras se solucionaban los estragos de Irma, la traviesa. Seguir leyendo

Publicado en Cuentos | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

La fiesta del pan. (Miércoles, 13 de septiembre de 2017)

Desde los días previos a la arremetida de Irma por las costas cubanas y mucho más, el pan, ese maravilloso, delicioso y necesario alimento comenzó a dificultarse en Varadero, e, imagino, que en todo el país. No es que no se produjera, sino que la demanda superaba la oferta. Las colas eran interminables; la gente previsora (no es mi caso) se ocupó de comprarlo y conservarlo como un bien preciadísimo. Seguir leyendo

Publicado en Crónicas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario