Jodedorcita que era

imagesLa infancia es una etapa importantísima en la vida de cualquier ser humano. Es el período en que se definen muchos rasgos que acompañan al individuo toda la vida. Por eso creo que es vital darle a los niños y niñas la posibilidad de ser felices y para serlo no creo que tengan que tener tantas cosas sino amor, hogar y la alegría de disfrutar hasta lo más mínimo.

Pensando en esa época vino a mi mente los días repetidos en que íbamos a casa de mi abuela, junto a mis padres, y,  mientras mima conversaba con abuela en el portal y pipo veía un juego de pelota por la TV en compañía de mi tío el Rúben, mis hermanos, mi primo Lazarito y yo jugábamos en un placer del frente, en la calle 17 de Varadero, a todo lo que se nos ocurriera.

Desde luego siempre supervisados por una madre que solo tenía que decir el nombre de cualquiera de nosotros para que frenáramos en seco. Era normal que nos revolcáramos en la yerba y después nos retorciéramos de la picazón; cazábamos chicharras, unos insectos muy bulliciosos que aparecían en primavera, o gallegos que a mí en lo particular me daban mucho asco y mis hermanos me los tiraban encima o jugábamos gallitos con las flores encapuchadas  de flamboyán.

El lujo era cuando conseguíamos que Matilde, un señora diminuta, “jabaita” y de muy buen carácter, trabajadora del Parque de Diversiones de la calle 30, nos hacía papalotes o chiringas, como más nos gustaba decir. Eso nos colmaba de alegría, tanto era así que jugábamos hasta casi el anochecer y ni merienda queríamos  con tal de ganar la competencia que entablábamos. Todo fue bien hasta que se nos ocurrió ponerle pedacitos de cuchillas al rabo del papalote. Para qué contar cuando, por descuido, me corté y con tremendo aparataje comencé a llorar y mostré la sangre.

Mima alterada, abuela sobreprotectora, mis hermanos temerosos y yo exageradamente exagerada, aprovechando la ocasión y por dentro muerta de la risa, al ver las caras de todos.

Anuncios

Acerca de regla7

Soy una cubana que ama su país y necesita estar rodeada de buenas personas.Amo la sinceridad y la lealtad
Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s