El ultimátum a Ana

Ana Cecilia era una muchacha buena, como casi todas las guajiras cubanas. Siempre andaba escurridiza, como temerosa de la vida, insegura y desconfiada de todo y todos. Tenía unos ojos oscuros en un rostro blanco como el coco y unos crespos rubios a mitad de hombro.tttttttttt
Ana hablaba bajito y, con una especie de temblor, siempre expresaba sus criterios, sin compromiso. Ella no era de las que hacía grupo, por más que tratábamos de sumarla. Cierto es que en mi aula de periodismo, de la Facultad de Artes y Letras, éramos de armas tomar. Características esenciales: jodedores hasta la enésima, pachangueros como no había otro grupo, pero igual con un pico de oro. Todo lo cuestionábamos, contra viento y marea. Eso sí combativos y soñadores. Convencidos de que podíamos cambiar el mundo desde las aulas.
En medio de aquel hervidero emergía la figura de Ana, que siempre tenía los libros en mano, y llena de dudas docentes preguntaba cuando no tenía que hacerlo, ya fuera en una fiesta, en el deporte…donde fuera. A tal punto llegó su costumbre que, cuando la veíamos llegar muchos nos mirábamos y respirábamos profundo.
Un día Ana contó la historia de una hormiguita mientras el resto narraba anécdotas mundanas, políticas, actuales. Desde ese entonces le decíamos la hormiguita. Eva, la mulatísima, era la que más se reía por eso.
Pero Ana, tal vez sin darse cuenta, tal vez… desarrollo la habilidad de complicarle los seminarios a sus compañeros. Comenzó a prepararlos con los textos pero, contrario al resto, además de responder los cuestionarios, se especializó en las preguntas sacadas de debajo de la manga, esas que le jodía el Cinco a cualquiera. Así se lo hizo a Ñico, Hectico y a Mojena, los “candelones” del aula; a Eva, Rita y a Mariana, tres “cumbancheras” que siempre andaban en todas las congas y a muchos más que no recuerdo, menos a mí.
Cuando me tocó exponer en un seminario de filosofía Marxista, con un profesor a quien yo le caía bien y siempre me decía “la matancera” pero que no le regalaba un punto ni a su familia, llamé a Ana Cecilia, a lo cortico. Tenía que evitar, a toda costa que se luciera conmigo. La esperé en el lobby de la Facultad, al lado de la portentosa escalera de mármol gris, y le dije:
Ana, ven acá, que te estoy esperando, como cosa buena. Miedosa, como era, temblaba y me dijo, tímida, que para qué.
-Fíjate lo que te voy a decir Ana, procura, que ni se te ocurra joderme mi seminario, si no tú vas a saber quién soy yo. Hoy cuento esto y siento pena, pero a la altura de mis 17 años, y ante la conducta de aquella aprovechada, no me quedó de otra, por mí y por el resto.
-No…yo no hago nada.
-Sí. Tú si haces. Te ha dado por chivarle el seminario a la gente, haciendo preguntas que nadie sabe y así te ganas los puntos todos los días. Yo solo te digo que, si tú quieres, te atrevas hoy.
Terminada la conversación. Subimos al aula. Mis compañeros expusieron y Ana no hizo ni la más mínima pregunta y cuando me tocó a mí, ya Made y Eva, mis socias sabían de lo ocurrido en la escalera, me adueñé del escenario, presenté iniciativas, nombré obras que ni siquiera había leído, pero al “profe” le gustaban y me viré hacia Ana, desafiante, y pregunté: ¿dudas, preguntas, aclaraciones? A ver Ana, ¿tú que siempre tienes tantas, alguna duda, algo que te pueda explicar?
Por respuesta solo obtuve un ladeo de cabeza y unos ojos húmedos que hicieron todo lo posible por no llorar.
A partir de ese día Ana Cecilia se concentró en lo suyo y nunca más le jodió los seminarios a sus compañeros. Y, con el tiempo, se incorporó al colectivo.

Anuncios

Acerca de regla7

Soy una cubana que ama su país y necesita estar rodeada de buenas personas.Amo la sinceridad y la lealtad
Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s