Hasta el Quijote tiene su título universitario

índiceA veces suceden cosas en las aulas que una no deja de sorprenderse y hasta espantarse. Los muchachos cometen tales descuidos que escriben ojos con h, preguntan cómo hacer un número romano o, como me pasó hace algún tiempo, cuando un grupo de jóvenes que habían abandonado los estudios tuvieron la oportunidad de reincorporarse y, en pleno examen de Filosofía, uno me preguntó, profesora, Hombre se escribe con H o sin H.
Lo miré, pensé que era una broma, porque el grupito se las traía y al ver su rostro comprendí que la duda era cierta. Me acerqué a la pizarra, tiza en mano, escribí las dos formas y le dije, ¿cúal te parece más cercana? Con H es la mía, ¿tú con cuál te quedas?El estudiante se quedó en la Luna de Valencia, el resto se reía mientras lo miraba y no me quedó otra que decirle: escríbela con H, como lo escribimos la mayoría.
Pero cuento esto porque hay una anécdota espeluznante, que data de los años universitarios de un amigo que estudió Derecho y no ha olvidado a su compañero de aula Omar Fernandez, quien no se preparó para un examen y, además, hasta ese entonces no había leído mucho.
Imaginen el panorama: la Doctora María Dolores Ortíz, orgullo de la enseñanza en Cuba, talento sin igual en las aulas de la Universidad de La Habana, una personalidad muy querida y respetada por todos, aún sin conocerla personalmente, delante de un auditorio cuidando un examen de Literatura.
Los alumnos más que quietos, “con la Doctora no hay quien pinte un chiste”, ese es el criterio generalizado.
Omar, como Martín perdido en el bosque y el tiempo pasando. Le faltaba responde una preguntica tonta, la más sencillita de todas, el nombre completo de la obra del Quijote, algo bien simple pero ni atrás ni alante le salía.Cómo pudo ni él mismo lo sabe, pero adivinó ver lo que había escrito mi amigo y triunfante entregó su prueba a la Profesora. Sólo faltaba esperar las notas. Estaba seguro de su buena puntuación.
En la próxima clase. La Doctora María Dolores Ortíz, después de saludar al auditorio, llamó la atención de todos y, con el don de la oratoria que la caracteriza, dió las nuevas.
Atiendan acá, por favor, que hoy tenemos algo bien importante que compartir con ustedes. En esta aula, gracias al aporte del alumno Omar Fernández,hemos conocido que, en pleno siglo XIV, el “Caballero de la triste figura”, Don Quijote de La Mancha, ya era un Ingeniero Hidráulico”.
De más está decir las carcajadas incontenibles de todos, al punto de que las autoridades docentes se acercaron a ver qué pasaba, y la Doctora, con su estilo pausado y seguro compartió la experiencia con su colega. La obra emblemática de la Literatura Española, escrita por Miguel de Cervantes Saavedra, dejó de ser El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha para convertirse en El Ingeniero Hidraúlico Don Quijote de La Mancha, gracias a los ojos del alumno Omar Fernández.

Anuncios

Acerca de regla7

Soy una cubana que ama su país y necesita estar rodeada de buenas personas.Amo la sinceridad y la lealtad
Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s