Menciona el nombre de 10 “tarrúos” y verás!!!

flamboyanCon esa expresión María del Río, una amiga entrañable de mi madre, que después lo fue también para mí, sintetizaba lo que, según ella, podría refrescar cualquier tarde calurosa.
En estos días la he pensado mucho no solo por el calor, sino porque siempre estuvo cuando necesité de un consejo o de una mano amiga para desahogar cualquier dolor.
María no tenía lo que se puede decir un nivel escolar alto pero era dueña de una sapiencia casi exclusiva que le permitía ver cuándo y por dónde venían las cosas.
Guajira sin ariques, capaz de meterse por el hueco de una aguja, le resolvía hasta lo imposible a quien necesitara de sus servicios de persona buena y desprendida.
Nunca le fue indiferente el plato de comida para quien tuviera hambre, ni la ropa para ir a unos quince de cualquier amigo de sus hijos o nietos, ni la dentadura para arreglar de un niño que hasta entonces vivió acomplejado y nunca había tenido novia porque su boca dejaba mucho que desear y ponía al descubierto abandono, descuido e inconsciencia de lo que después sufriría.
María tuvo muchos amigos y algunos que nunca la entendieron y mal creyeron que “alardeaba” de sus bondades.
En lo particular la quise y la quiero, a pesar de su partida inesperada luego de sufrimiento familiar y un letargo del cual no salió tras complicaciones cerebro vasculares. Estoy segura que no imaginó la falta que nos hacía a muchos.
Ella nos acostumbró a unos cuantos a sentarnos a coger fresco debajo de una mata de flamboyán, que hoy amenaza con caer, pero sigue en pie, tan florecida como en sus años mozos, en la esquina de la salida trasera de la escuela Primaria Martín Klein, de Varadero, antigua Santa Teresita del Corazón de Jesús.
Una de esas tardes sofocantes en que ni allí corría ni gota de aire, nos convidó a mencionar el nombre de 10 hombres que conociéramos que sabían que sus esposas les eran infieles y se hacían los desentendidos.
Recuerdo, como si fuera ahora, que nos miramos y no entendimos nada. Ella echó una de esas carcajadas que solía regalar y nos contó que desde niña, allá en su natal Punta Alegre, en la actual provincia cubana de Ciego de Ávila, cuando hacía mucho calor, se sentaban en el portal y mencionaban a los “tarrúos” del pueblo y, como por arte de magia, los árboles comenzaban a batir sus ramas.
Hoy, con el calor irresistible que he sentido, recordé nuevamente a María y, después de reír con ganas, mencioné, con cierta dificultad, a diez “tarrúos” . Tal vez fue la casualidad, pero comenzaron a moverse algunas ramas y refrescó la tarde.

Anuncios

Acerca de regla7

Soy una cubana que ama su país y necesita estar rodeada de buenas personas.Amo la sinceridad y la lealtad
Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Menciona el nombre de 10 “tarrúos” y verás!!!

  1. Rigoberto Flores Bosque dijo:

    Jajajajajaj. Ante todo Regla, mis disculpas por haberme alejado involuntariamente de tu blog, no fué intencional, más bien casual. Muy divertido tu blog. No sé si te refieres a María la bodeguera, gran amiga de mi difunta abuela. Lo encuentro muy gracioso y espero que entre los nombres que mencionaste. jajajajajajaj. Yo por mi parte en cuanto tenga calor y en ese mismo flamboyant hare la prueba, aunque prometo que el primer nombre que mencione sea mi nombre (y que me perdone mis esposa), no vaya a ser que las ramas no se muevan. jajajajaj. gracias por esta historia.
    Un saludo, Riguito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s