Por qué mi padre fue y será el mejor amigo y hermano de Pimpín

Hace unos meses, cuando compartía con dos de los hermanos que me ha regalado la vida, Gilbe y Manolito, escuché muchas anécdotas de mi padre que nunca imaginé. Desde asumir la posición de representante de Mano en una petición de noviazgo, ir de parrandas a discoteca para no dejar que éste anduviera sólo hasta mil dos travesuras con Gilbe, a lo largo y ancho de Cuba.
Ellos reían y a ratos dejaban escapar lágrimas que descubrían, sin dudas, el amor y respeto hacia mi Viejo. Mi hijo y yo escuchábamos y él, más que yo, reía con orgullo. A mí esas historias me encantan pero me dan mucha melancolía. Como dice el niño, los dos amamos pero de forma diferente. Él recuerda a pipo con alegría, lo contrario de mí, que me convierto en un mar de llanto.

Entre los cuentos hubo uno muy singular, que, aún en este minuto, me impresiona porque narrado por Pimpín, se entiende mejor por qué esa amistad, sin límites y esa complicidad entre ellos.
Manolo (Pimpín) dice que, mi padre fue el único de sus amigos que durante los dos años que estuvo cumpliendo misión internacionalista en Angola visitó su casa, para ver qué le hacía falta a su esposa e hijas y que nunca hubo una falta de respeto, ni un malentendido,. Elba, su esposa lo apoya y me mira y me dice: nunca, siempre respetuoso, al punto que no entraba a la casa, se sentaba en el portal, a la vista de todos. Angelito siempre fue una persona muy medida.
Esa condición fue algo distintivo en mi padre, difícil de encontrarla en un hombre de mundo.
Pero la prueba mayor de amistad y hermandad la dio Pipo cuando una noche, Pimpín estaba en su casa, matando un cerdo, según él de casi 500 libra,s y, cuando le dio la puñalada el torrente de sangre fue tan grande que lo bañó de arriba hasta abajo, claro eso no es tanto, si tenemos en cuenta la estatura de ese hombrecito de ojos tan azules, como el día más soleado de un verano.
Dice Manolo que, de momento, le dijo a Elba, vieja, vengo pa cá ahora, no te asustes, regreso enseguida. Se montó en su auto y fue a parar a la puerta de mi casa, poco antes de la media noche.
Recuerda que todo estaba oscuro y tocó a la puerta agitado: “Angelito, Angelito, ábreme, soy yo Pipín”
Dice que mi padre abrió y detrás se levantó mi mamá para ver qué pasaba a lo que respondió: “Angelito, mi hermano, vengo a que me ayudes, venía por la carretera de Guásima y me había dado unos tragos y no sé cómo pero…, maté a un hombre…mírame como estoy lleno de sangre y no presté auxilio.
Pimpín se abstrae, sé que recuerda cada detalle. Le brotan unas lágrimas y me dice: “negra, tienes que sentirte orgullosa siempre de tu padre, fue un tipo “encojonao” hasta el final”.
Pero, qué pasó, interpelo.
-Nada. Se apura en responder. Tu padre entró, se vistió, se paró delante de mí y me dijo, “dame la llave… venía manejando yo, que no se te olvide”. Se montó en el lado del chofer y salió conmigo.
Me quedo mirando pero no entiendo la historia y es entonces que me dice: “No entendiste? Tu padre, sin preguntar nada más, estuvo dispuesto a asumir la culpa, incluso de una muerte porque supuestamente yo venía borracho”
Entonces razoné y mi corazón se hinchó de admiración por ser la hija no sólo de un buen padre sino de un hombre, como dicen muchos “encojonao”. La frase no es bella, de hecho puede ser hasta grosera, pero al decírsela a mi padre cobra el significado de integridad, lealtad, hombría y amistad…
Una última pregunta. Y, cómo terminó todo?
Pimpín suelta una carcajada y me dice: “llegamos a la casa, le enseñé el muerto encima de la mesa, nos pusimos a freír chicharrones y se lo devolví a tu madre en la mañana borracho, como una uva y con la tranquilidad de que no hubo ningún accidente

Anuncios

Acerca de regla7

Soy una cubana que ama su país y necesita estar rodeada de buenas personas.Amo la sinceridad y la lealtad
Esta entrada fue publicada en Cuentos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Por qué mi padre fue y será el mejor amigo y hermano de Pimpín

  1. Rigoberto Flores Bosque dijo:

    Regla, no tuve el placer de que tu maravilloso padre me conociera, aunque me haya visto muchas veces pero si tengo el honor de haber conocido sobre sus cosas y las que me contó mi padre. Esa historia en verdad me emociona y me viene a la mente hace poco en agosto conversando con un amigo que me visitaba por esos días, la irremediable pérdida de valores y un tanto en broma y otro tanto en serio, mi amigo decía, “es que ya las madres no paren hombres” (frase que me parece muy dura y para nada absoluta), pero si es mucha verdad que ya hoy hay pocas personas con esos valores de amistad y fidelidad. Tambien casualmente conversaba con Julio Germán Fernandez, Lazaro Junco, Eduardo Cardenas y Reynaldo Costa entre otros que me hacían la visita, y no quiero que lo tomes a mal, que despues del lamentable fallecimiento de tu papá, yo era el más ferviente fanatico de los equipos pinareños, privilegio que ojalá no disfrutara y que siguiera siendo él y yo el segundo. Un saludo amiga
    … Riguito

  2. Rigoberto Flores Bosque dijo:

    Me refiero a los fanáticos en Varadero por supuesto !

    • regla7 dijo:

      Te entiendo, te entiendo bien…gracias, muchas gracias por tus palabras…yo sigo su tradición, aunque no sé por qué le voy en contra a todo con industriales…dime algo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s