Pequeñas cosas

Juan Bautista es un colombiano que quiso el azar cruzarlo en mi vida un día. Él y su esposa se declaran amantes de Cuba y los cubanos.
Ellos reconocen las limitaciones, las carencias económicas que afronta el país, pero distinguen, por encima de todo, la calidad humana y la dignidad de una nación que educa a sus hijos en la responsabilidad y el amor.
Juan B., como le conocen en su Colombia natal, es jubilado de abogacía y en una fecha temprana quedó discapacitado de por vida, tras un accidente automovilístico.
Con más de setenta años, Juan Bautista todavía sueña y lo hace en grande: cree en el amor, en la solidaridad, en las pequeñas cosas que hacen Únicos a los seres humanos; sabe que el mundo necesita de la unidad entre hermanos; unidad que necesita ser despojada de dobles raceros, de ansias de poder y todas las miserias humanas.
Juan B. está convencido de que un país es Superior en tanto cultiva la inteligencia, la bondad y el respeto en sus hijos.
Por estos días Juan Bautista y su incondicional compañera Elvira, visitan a Cuba por enésima vez, y no quieren partir sin hacernos saber que, para ellos, “Varadero es el pueblo más humano de Cuba”.
Sorprendida por la afirmación, me apuro en preguntar el por qué y la respuesta es sencilla: “Sólo en Varadero hemos vivido la experiencia de que sus calles cuidan a los discapacitados como yo; sólo en Varadero descubrimos, con alegría, que se pensó en serio en facilitar el traslado de limitados físico-motores y, en cada esquina de su avenida principal, están presentes las ranflas para que transitemos sin temor. No hay duda de que en Varadero, además de turismo y distracción, hay un concepto de vida, que incluye a todos”.
Confieso! Me sentí feliz y agradecida porque esas son de las pequeñas cosas que hacen grande a Cuba y, nosotros los cubanos, no le damos el valor que tiene, tal vez, porque son cotidianas.

Anuncios

Acerca de regla7

Soy una cubana que ama su país y necesita estar rodeada de buenas personas.Amo la sinceridad y la lealtad
Esta entrada fue publicada en Crónicas, Cuentos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s