Esto de ser periodista se las trae. (Sábado 8 de septiembre de 2017)

Los pronósticos no eran buenos. No tenían por qué serlo, Un monstruo se formó en el atlántico y recorría el Caribe, sin piedad, ante lo que encontraba. Le llamaban Irma, un Huracán fuerza 5, que a intervalos bajaba a 4 para después arremeter y volver al número superior, en la Escala Saffir-Simpson.
En Cuba la gente sentía el peligro, las imágenes hablan por sí solas. Ya se sabe que pasará cerca de la costa norte del archipiélago. Hay alarma en la zona oriental y alerta hasta Matanzas. Un giro acerca al ojo a tierra firme. Aumenta la zozobra. Mathew sigue en la memoria de los baracoenses, los guantanameros en general, aunque, en verdad, está en la memoria de toda la nación que sufrió, un año atrás, el dolor de los hermanos y abrió sus inmensos brazos de solidaridad.


El ruido ensordecedor del viento y las olas, anuncian el destrozo. Otra vez Baracoa sufre y con ella todo el país que vé caer, en casi toda su geografía, el verde paisaje, ahora calcinado por Irma.
A mí, como siempre, me toca comandar a mi tropa de Radio Varadero. Todo está previsto. Un equipo de periodistas, locutores y sonidistas mantendrán una programación especial para informar al pueblo, minuto a minuto, sobre el paso de Irma por el país y, en particular, Matanzas.
Es sábado. Preventivamente se interrumpió, desde la noche anterior, el servicio eléctrico pero también se paralizó, desde las cinco de la mañana, la transportación y, de la tropa sólo tres vivimos en la Península y una tuvo que evacuarse temprano con ancianos discapacitados.
-¿y, y, y ahooora qué qué qué hacemos, Regly? –pregunta nervioso Alfredito, “el negrito consentido”, al criterio de algunos.
-¿Cómo que qué hacemos? Trabajar o, para qué coj…. Estamos aquí? –respondo tajante.
-Ah, ah, ahhh bueno!, dice mi único operador de sonido, mi único compañero de contienda, porque el resto se ha quedado “varado” en sus lugares de residencia ante la imposibilidad de viajar.
Manos a la obra.
Comienza la transmisión de Radio Varadero. El Himno Nacional da fé de ello. Lejos estoy de imaginar que de lo planeado a la realidad vá un trecho. Una sucesión de incógnitas se despejan. La consola, como la instalaron, sólo permite transmitir música, contenidos previamente grabados y mis intervenciones a través del micrófono. Aunque quieran, los periodistas No pueden acceder, en vivo, desde donde están, ni se les puede grabar, ni se puede intercambiar con los oyentes.
-y, y, y, ahooora, qué qué quéeee haaacemos?- vuelve a preguntar Alfredito, más tartamudo que de costumbre. Sólo lo miro, a buen entendedor con pocas palabras. +El me repite: “ah, ah ahhh bueeenooo!
No queda de otra que pedir ayuda a los compañeros de ETECSA (estamos en su sede local de Varadero). A esas horas ya está con nosotros Tanya, la informática y asume la búsqueda de datos por aquí y por allá.Nos bajan de Internet alguna información mínima y los partes números 28 y 29 del Instituto de Meteorología de Cuba.
La gente quiere saber más. El teléfono habilitado no deja de sonar. Son los oyentes, es la directora provincial, son mis colegas de radio 26, a cuyo equipo me uniría hasta el final, son los radialistas de toda Cuba (ellos saben más que nosotros mismos). Alguienme dice del peligro inminente para Varadero.
Un nuevo contacto telefónico me pone al habla con el periodista Sergio López Herrera, la persona más concisa y precisa que ha conocido en estas tres décadas de ejercicio del periodismo. Luego del saludo, le doy un número para ver si tiene mejor suerte. Es del puesto de mando, a cuyos compañeros he convocado pero, parece ser, nadie les he dicho.
Efectivamente, mi amigo Sergio corrió con mejor suerte y, sin perder tiempo, en tanto me dice, informa a la población acerca de los peligros que se ciernen sobre el principal destino de sol y playa cubano.
La noticia es perturbadora.
El temor y la necesidad de alertar con urgencia me hacen decir en público: “yo lo siento mucho, pero voy a colgar, tengo que informar al pu7eblo de Varadero.”
Para ese entonces el silbido del viento es aterrador, la arena y la lluvia pican el rostro y no hay tiempo para discursos; la )(:!FM abre sus micrófonos e infomro segura, cuidando que no cunda el pánico: “!!ATENCION, POR FAVOR, ATENCION, POR FAVOR…A todos los habitantes de Varadero, a todos los habitantes de Varadero,… deben abandonar la Península, NO hay otra OPCION…Sin temor… estén atentos …deben pasar ómnibus por los barrios para conducirlos a lugar seguro en Santa Marta”!!!
No creí prudente decirles, a esa hora, que se hablaba de trenes de olas de hasta once metros de altura, que arrasarían a la Península.
El teléfono no cesa, la gente quiere saber…escucho que mientras explico, reproducen mis palabras.
Una oyente piensa que yo estoy muy cómoda en otro lugar y por eso mantengo esa calma. La oigo, comprendo que está aterrada. Yo también. Cuando termina le digo: “ mi amiga, estás equivocada, yo también tengo que evacuarme, así que si llegamos al mismo centro, de seguro nos vemos.”
-ah, si?. Me dice
-¡Claro! O qué pensabas?
-Discúlpeme.
-No, no importa. Te entiendo.
Suena el teléfono, nuevamente, y desde el otro lado escucho en buen cubano:
-Negraaaaaaaaaaaa, qué coño tú hace ahiiiiií? Es Gilbe, mi hermano de la Vida.
-¿Qué voy a hacer, Gilbe, trabajandooooo?
-Verdá que túuuu te extremasssssssss!!,me dice más nervioso.
-Gilbeeeeeeeeeeeee…no me extremo, Compadre!. Nadie me obligó a estudiar periodismo, así que me toca.!
-Verdá que tú te las traes Negraaaa!
-No, Gilbe, el que se las trae es el Periodismo y Varadero, ¡tanto que me gustan los dos y tan lejos que quisiera estar de ellos, en tiempo de ciclón!.

Anuncios

Acerca de regla7

Soy una cubana que ama su país y necesita estar rodeada de buenas personas.Amo la sinceridad y la lealtad
Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Esto de ser periodista se las trae. (Sábado 8 de septiembre de 2017)

  1. Rigoberto Flores Bosque dijo:

    Ante todo mi agradecimiento a tí Bárbara por la labor realizada durante el paso de ese fenomeno (que no quiero mencionar ni su nombre y que me perdonen todas las buenas mujeres que así se llaman) por nuestro querido Varadero. No te niego que a tu voz debo el susto más grande que he sentido en mi vida, pero aún así lo agradezco. Yo me encontraba en mi apartamento del Nodarse con mi hijo Cristian (mi esposa estaba cumpliendo con el honorable deber de preservar vidas en su Hotel), no fuimos evacuados por las caracteristicas bastante seguras de nuestro edificio. Lo que más me ha impresionado es el valor y la dignidad de nuestro pueblo que ha sabido rapidamente recuperarse de todo esto,, a pesar de aquellos atorrantes que piensan y dicen que somos un pueblo que sufre y donde no se respetan los derechos humanos. Decirme que no se respetan los derechos humanos !! Donde el más sagrado de los derechos, el derechgo a la vida, tanto lo defiende nuestro sistema, que podría tener desaciertos, quien no los tiene ?, pero hay que ser testigo de todo esto para darse cuenta que ningun huracán, ni aunque se llame Trump, nos podrá doblegar.
    De Nuevo gracias por todo amiga !! En mi nombre y en el de mi familia.

  2. regla7 dijo:

    El Sol quema con la misma luz con que calienta, tiene manchas..los desagradecidos hablan de sus manchas…los agradecidos, hablamos de su luz…que hablen lo que les dé la gana…la verdad está en el día a día de Cuba y su gente, en la isla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s