La evacuación o el Arca de Noé…(Sábado 9 de septiembre de 2017)

Después del aviso urgente de abandono de la Península de Hicacos, ante le inminencia del Huracán Irma, la gente de Varadero, en su gran mayoría, comprendió que debía evacuar.

El asunto era esperar, lo más calmado posible, la llegada de los ómnibus que trasladarían hasta Santa Marta, un poblado cercano más adentrado en tierra firme(“Tener paciencia o calma un cubano en situación semejante.. qué bobería te cae!!- diría la Guajira Mayelín.
Los vecinos corrían de una esquina a otra: el antiguo remero cruzaba de la avenida primera a la segunda en un dos por tres; el borrachito inquieto caminaba de un lado a otro; la católica rezaba, Rosario en mano; la santera tiraba agua para la calle y levantaba sus brazos al Cielo; la prostituta reivindicada se apretaba a su marido en busca de seguridad; los niños, en su inocencia, jugaban son temor; la enferma desfigurada estaba sin color, esperando ayuda y el milagro; los más jóvenes de casa terminaban de poner en alto lo que quedó del día anterior; los viejos refunfuñaban y se resistían a la evacuación y la periodista entraba en frecuencias distantes para describir lo que sucedía en ese momento.
Se escucha el claxon de un auto. “e, e e essss la guaguaaaa”, grita Alfredito.
Ya para ese entonces, el inmenso flamboyán se apoderaba de buena parte del techo de mi casa. Dicen los que lo vieron caer que el estruendo fue espantoso.
Hay que abrirse paso entre los gajos cortados por los vientos, hay que cuidarse de los objetos volantes, pero lo más importante es que hay que salir de Varadero para salvar las vidas, de lo material después veremos…..
El chofer se ve buen hombre. Cuando nos dejó fue a ocuparse de su familia. UN camión cargado de Agentes del Orden Interior ayuda a los necesitados, en el traslado hacia el transporte colectivo.
Ante la sorpresa, comienzo a disparar el obturador de la cámara: ¡Nunca menos de 20 perros, la gran mayoría chiguaguas y un Rottweiler, que sin discusión, se ganó el respeto y el temor de todos, dos cotorras y disímiles aves de encantadores plumajes también se evacuan.
Lo curioso es que no escuché, ni por una vez, a ninguno de los canes ladrar, ni a las aves graznar. Es más, me atrevo a asegurar que fueron más disciplinados que los humanos en aquella evacuación con cara de Arca de Noé.
Ah!!! Cuando llegamos a la escuela Primaria Renato Guitar, nos aguardaban otros 40 perros igual de disciplinados y el Rottweiler mereció una suite presidencial, en correspondencia con su linaje.

Anuncios

Acerca de regla7

Soy una cubana que ama su país y necesita estar rodeada de buenas personas.Amo la sinceridad y la lealtad
Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s