Érase una vez en un teatro

Durante mucho tiempo los habitantes de la ciudad cubana de Cárdenas, reclamaron en cada escenario posible la vuelta de su teatro. No sé decir bien pero, recuerdo a Roberto Bueno Castán, un experimentado periodista, escritor e historiador de la localidad, lamentar con indignación cómo habían permitido que despojaran a la ciudad de su Teatro y lo que más decía era que “hasta las lunetas se llevaron para La Habana.
Afortunadamente, después de mucho tiempo y reclamos, después de dolores e incertidumbres, de desconsuelos y esperanzas, volvió el teatro y el Cine Cárdenas fue remozado, adaptado y se convirtió en el lugar de los grandes eventos. Por su escenario ha pasado el Ballet Nacional de Cuba, la Compañía Acosta Dance, el Circo Nacional, Carlos Varela, Buena Fe, Agrupaciones teatrales, Orquestas de primera línea en la Isla y solistas de renombre, además de humoristas conocidos.

En ese mismo lugar han sucedido desaciertos que, con solo recordarlos, muero de la risa.
Cierta vez, una amiga talentosísima, de esas que logran lo que quiere con su voz, tanto en la radio como en la televisión o cualquier otra tribuna, salió a escena y, acaparando la atención de todos, con ese sello que bien la distingue, miró al lado derecho, en dirección al telón, donde estaba parte del elenco artístico y preguntó rápido qué tema interpretaría la siguiente cantante. Alguien le respondió y ella radiante, carismática informó: “Y ahora querido público, recibamos con un fuerte aplauso a nuestra Carmen Lidia Maden, ella nos interpreta Échale semilla a la maraca…”. Estoy segura que en el momento razonó pero ya era tarde. La artista, que “canta como los ángeles”, al decir de la inolvidable Esther Borja, salió a escena, no tuvo que decir nada, micrófono en mano, con sus mejores registros entonó uno de los clásicos de la cancionística cubana, que ahora no recuerdo. Y la presentadora, imagino cómo se sintió porque ella en verdad es tremenda profesional.
Otra ocasión, se presentaba en el mismo escenario un mago y su acompañante le facilitaba varas, pañuelos y cuanto instrumento era necesario para hacer el ilusionismo; la joven cada vez que se trasladaba lo hacía como si fuera una bailarina, en punticas de pie, levantaba una mano y estiraba la otra dejándolas fluctuar, cual si fuera un cisne. Y en una de esas: “cataplún”, la asistente se enredó con una bocina que estaba en el piso del teatro y calló, sin tiempo a nada, del otro lado del equipo pero fue tan ágil que todos los asistentes se miraron, sin espacio a reaccionar, y ella, velocísima, se incorporó y se retiró como ave renaciente y dando adiós. El hijo de una amiga corrió para el baño y cuando lo encontramos estaba roooojo y sólo decía: “coñó, mamá, debe haberse desbaratao” y el público…
Recuerdo muy bien, durante un Festival de la Radio matancera, la actuación de un joven aficionado al canto lírico. Momentos antes había actuado un dúo de humoristas y todos (yo la primera) reímos de lo lindo pero nadie imaginó que el muchacho hacía lo contrario. Sin previa presentación, se colocó más tieso que una palma, delante del micrófono, tenía la raya al medio, una ropa gris y unos espejuelos fondos de botella y con la misma cantó: dos automóviles, tres automóviles…
Yo que estaba en la primera fila estallé en risa y, al momento todos los que me rodeaban hicieron lo mismo y la risa se fue extendiendo hasta que el teatro casi en pleno se reía. En una brecha, el intérprete hizo uso del micrófono y expresó: “siento mucho que mi arte les cauce risa, lamento la incultura…” Ahora que lo pienso, recuerdo la vergüenza colectiva y me pongo en lugar del muchacho. Qué mal momento! Y todo por no presentarlo en su minuto, estableciendo la diferencia con los humoristas que lo precedieron.
No son pocas las cosas como estas que pasan en un teatro.

Anuncios

Acerca de regla7

Soy una cubana que ama su país y necesita estar rodeada de buenas personas.Amo la sinceridad y la lealtad
Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s